La adicción es una enfermedad física y psicoemocional que crea dependencia a una sustancia, actividad o relación y está caracterizada por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales siendo una enfermedad mortal, grave, crónica y en algunos casos con tendencia a la recaída.

Existen episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y la negación ante la enfermedad. La adicción no es un vicio ni una mala costumbre, es una enfermedad mental.

El adicto presenta una necesidad imperiosa de la administración de la droga y obtenerla mediante cualquier medio pasando por encima de padres, hijos, amigos…

Se pueden presentar varios síntomas evidentes de la enfermedad de la adicción cómo por ejemplo la irritabilidad, la apatía, la pérdida de valores y habilidades sociales, el daño y el deterioro progresivo.

Algunas personas tienen una predisposición, una fragilidad especial a nivel neurológico, es decir, ciertas áreas de su celebro son más susceptibles a desencadenar una dependencia. Si estas personas empiezan a consumir sustancias adictivas, seguramente terminaran desarrollando una enfermedad de dependencia.

Mucha gente tiene claro que tan solo con voluntad será suficiente para superar la adicción a las drogas pero en la inmensa mayoría de los casos acabará fracasando, solamente con un buen tratamiento de adicciones como el nuestro se podrá lograr que el cliente deje de consumir definitivamente.